sábado, 6 de junio de 2009

POR EL RÍO CHÍLLAR

*
Y a nuestro pesar, eso sí, véase la muestra, que nos damos la vuelta hacia Nerja


*
Y aunque la presa, que en principio era nuestro destino final y/o meta, y que estaba a tan sólo unos diez minutos más de chapoteo, como empezaron a caernos unas cuantas gotas, ahora desde arriba, tomando el cielo un colorcillo más que moreno, hasta aquí que hemos llegado bastoner@s y compañía !
*
Y porque no iba a ser todo agua... que con algún que otro trepe y destrepe que nos aupamos hasta donde haga falta
*
Y por algunos sitios hasta en caravana y disfrutando del atasco... Lo nunca visto!
*Y sobre las pozas... transparencia absoluta! Y de tentación inmediata!
*
Y sobre las cascadas, ni hablamos...
*
...la del río Chíllar; y más que encantados que vamos !
*...con estas curiosas formaciones calcáreas a nuestra izquierda como detalle...
*Ruta ésta de senderismo más que recomendable...
* Amén de su vistosidad y colorido, hasta en el más humilde de sus representantes...
*
Acompañados de una flora y vegetación de ribera que era todo un detalle y placer el respirarlas
* Y rápido tras curva, que caminamos río arriba, y nunca mejor dicho!
*rodilla en agua tras rodilla...
* Y así, poza tras poza...
*
En algunos puntos, con una anchura que no superaba los 2 metros
* Espectacular zona ésta de los Cahorros que es toda una delicia el atravesarla
*
Y con alguna parada que otra para inmortalizarlas
* Pero qué aguas tan cristalinas...!
*Y por eso hoy, de "pisapraos", seguramente que empezarán a llamarnos los "pisarranas"... Chaf, chaff, chafff...!
* ...a seguir mojándose que toca! Y hasta cuando no tocaba...vamos, que era toda una gozada!
*
Vamos, y sígueme! Unas veces por el cauce a secas; y otras...
*
Y una vez dejada atrás la central eléctrica, ya, sí que sí, que a mojarse tocaba!
*
Y con esta flora que nos asalta a la vista de inmediato. Adelfa o baladre ( Nerium oleander L.) para ser más exactos con su nombre
*
Y aquí que empezamos y a palo seco, por ahora...!
* ...la zona conocida como "La Cantera" o "Las Canteras", en donde tiene comienzo la ruta.
*
Localidad de Nerja hasta la que nos acercamos para realizar esta estupenda y refrescante ruta. Debiendo de abandonar su núcleo urbano justo al pasar la tercera rotonda con la que nos encontramos, tomando la vía auxiliar de la derecha y girando a la derecha en la primera de las calles con la que nos topamos, la llamada Pablo Picasso. Una vez allí y tras recorrer unos 2 Km. más en vehículo por una pista o camino carretero, en regular estado de conservación por cierto, ya junto al cauce del río, llegamos hasta...
*
Ruta a vista del Google Earth
*


Altimetría
POR EL RÍO CHÍLLAR
<->
Hoy nos acercamos hasta la localidad malagueña de Nerja para realizar esta sencilla ruta que transcurre principal y fundamentalmente por el cauce del río Chíllar. Río que nace a unos 1.200 m.s.n.m. en la Sierra de la Almijara, en pleno corazón del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, al pie del monte Piedra Sellada y crestas de las cumbres cercanas, los Picos Navachica y Peñón del Cuervo; aunque hay que aclarar que sus principales aportes acuíferos se encuentran en el paraje conocido como Vegueta de la Grarna, sobre los 500 m.a. Siendo su principal afluente el río Higuerón que se le une muy próximo ya a su desembocadura, en el Mar Mediterráneo.
Pero vayamos al curso de los pasos. Primeras zancadas que damos en seco sobre el cauce del mismo, habiendo dejado antes los vehículos aparcados bajo y/o junto a un enorme y solitario eucalipto situado junto al mismo. Huellas en seco que dejamos, por cierto y como referencia, hasta la central eléctrica. Dirigiéndonos a continuación, bajo ese intento de no mojarnos a la primera (con todo lo que nos quedaba por delante...), paso va paso viene, una zancada tras otra, hasta que ya no tenemos más remedio que tomar ese primer contacto con las aguas. Primero hasta los tobillos, a continuación hasta las rodillas.
Bajo un día, por cierto, en el que las temperaturas cayeron unos cuantos grados sobre las de fechas anteriores; y que a pesar de ello, la temperatura del agua era más que agradable. Soportable además, bajo nuestro asombro incluso, y con muchísimo gusto, tras ese número de horas que se te vienen por detrás y por delante, aguas arriba, aguas abajo.
Y aquí estamos, seguimos encaminados y encarrilados, al poco, por un profundo desfiladero compuesto principalmente por mármoles dolomíticos. Primeras sombras verticales sobre sus famosos Cahorros, que en algunos puntos no llegan a superar ni los 2 metros de anchos (podíamos tocar ambas paredes rocosas, estirando los brazos); siendo toda una delicia el atravesarlos, bajo ese murmullo y placidez de las aguas. Eso sí con un tráfico de senderistas nada despreciable. Visto y comprobado, con saludos incluidos, cómo no, a todo lo largo del camino. ( -Buenas... - Muy buenas!)
Sendero que no tiene la mayor pérdida posible como pudimos comprobar; estando incluso señalizado a veces con unas marcas de pintura azul y algunos hitos inclusive de madera. Añadir que nosotros le agregamos en un punto ya casi al final del recorrido, en el que el sendero asciende respetuosamente a la izquierda separándose considerablemente del cauce del río, un pequeño mogote de piedras justo encima de una gran roca, a la derecha del sendero- frente por frente a la marca azul y circular de pintura)
Y así, sube que te sube, con una pendiente no muy fuerte durante todo el recorrido, aunque en ese tramo final de la ruta indicado, curso medio del río, ya se nota que va al alza, espesándose además la vegetación... poza va, poza viene, que se nos abre y descubre a la vista, entre rápidos, cascadas y alguna que otra fuente como aporte del mismo ( nota y como descripción dominante, podríamos decir, de casi todo el recorrido), nos damos la vuelta sobre los 400 m.a. y poco, a unos 10 minutos de la presa más arriba existente, pisando aquí directamente sobre la denominada roca madre. ¿El motivo? Pues que empezaron a caernos unas cuantas gotas, ahora desde arriba, con un cielo más que moreno y mosqueante. ¡ Y ya íbamos más que mojados !
Camino de regreso que tomamos allí y entonces algunos, aguas abajo (otros continuaron, dándose la vuelta un poco más arriba), ya sin amenaza ni lluvia que valga, realizando la obligatoria parada para el avituallamiento junto a una gran poza y cascada sobre el cauce (a la que le habíamos echado con anterioridad el ojo) y que nos sirvió además de magnífico acompañamiento y relax para los sentidos. Aprovechando unos pocos para darse un ligero chapuzón, ya que la agradable temperatura a la baja tampoco daba para más; cortando incluso cualquier conato de submarinismo del que más de uno llevaba en mente y/o programado de antemano.
Y allá que terminamos, tras 6 horas de intenso y más que refrescante chapoteo, en la Playa de la Burriana. En donde, en uno de sus innumerables chiringuitos, nos concentramos para despedirnos; bajo esos comentarios, risas y detalles de casi todo lo acontecido durante la jornada. Y como testigo, nuestro mar Mediterráneo un poco levantado en aguas hoy, pero de un azul turquesa que nos invitaba a echarnos en sus brazos. Pero no, con la que ya llevábamos bajo nuestros talones y tan dulce, que mejor que lo dejamos para otra...Arroz, gambas, pulpo, y con toda la sal del mar y lo que hiciera falta como acompañamiento que lo dejamos apalabrado para otra.
Como siempre, aquí dejo algunas instantáneas como testigo y referencia de nuestros pasos. Hoy más que mojados y tan especiales...
*
- Acceso desde Granada: Tomando, parece que al fin, la Autovía de la Costa hasta el cruce de Motril con Salobreña, la A-44. Primer rodamiento hoy para algunos por este último tramo, recientemente inaugurado de la misma, y poniendo rumbo a la ciudad de Nerja, distante unos 120 Km.de Granada. Después de haber dejado atrás las localidades de Salobreña, Almuñécar y la Herradura. Autovía y ahora, la A-7 que abandonamos en su correspondiente salida señalizada como Nerja-Cuevas de Nerja. Siguiendo a continuación las indicaciones y en descenso hacia esta blanca perla malagueña. Una vez en las proximidades de su núcleo urbano, empezamos a contar las rotondas. A la tercera justamente, debemos de tomar la vía auxiliar que vemos inmediatamente a la derecha (separada de la principal por una especie de barandilla metálica), girando a la derecha sobre la primera calle con la que nos topamos enseguida, calle de Pablo Picasso para más señas. Continuando en ascenso y por la misma con nuestros coches hasta que nos da la sensación de que se termina justo de frente, sobre un pequeño cambio de rasante que hace la calle, despreciando la prolongación de la misma que parece perderse hacia a la derecha. Comenzando ahora, aproximándonos en descenso, con el acercamiento hasta el cauce del río Chíllar y de inmediato; y que tras unas cuantas curvas sobre el asfalto primero; y después, durante unos 2 kilómetros más, ya por carril carretero, junto a su cauce, nos lleva hasta la zona conocida como "La Cantera" o "Las Canteras" en donde aparcamos los vehículos junto a un enorme y solitario eucalipto como referencia.
- Itinerario: cauce del río Chíllar. El "todo incluido" y más que recomendado, el que va desde La Cantera hasta La Presa (aunque hoy algunos nos dimos la vuelta un poco antes de llegar a este último punto).
- Recorrido: lineal (el mismo para la ida que para la vuelta)
- Duración: 6 h.
- Distancia del recorrido: unos 16,2 Km. (ida y vuelta)
- Dificultad: Baja
- Desnivel máx.: unos 390 m.
- Número de participantes: 19 (17 de nuestro Club de Senderismo El Bastón y 2 socios del Pisacarriles)
- Agua: Aunque nos la encontraremos y más que de sobra, se recomienda llevar para el consumo.
- Época recomendada: los meses de junio/julio/agosto/septiembre ( y no olvidemos que ...cuanto más calor haga, más placentero y deseado será el recorrido)

"Foto de familia" como despedida sobre el río Chíllar; camino de nuevo y sobre-mojado de regreso por el que nos volvemos! Hasta la próxima, y que nos vemos, compañer@s!

1 comentario: