domingo, 24 de mayo de 2009

RECORRIDO POR EL ENTORNO DEL RÍO CEBOLLÓN ( SIERRA DE ALMIJARA )

*

Aquí, vista en panorámica, de vuelta con los coches hacia Granada, del Embalse de los Bermejales. Al fondo, la Sierra de la Almijara. ¡ Que encantados de nuevo y hasta la próxima !
*
Fin del carril y trayecto. ¡ Coches a la vista, y justo en el cruce en donde los dejamos como referencia! - ¡ A por ellos !
*

Prosiguiendo nuestro camino,  a través de unas refrescantes alamedas, conectando seguidamente con el carril carretero que nos dejaría justo en el cruce en donde teníamos los coches estacionados
*
Teniendo que ir despidiéndonos, por desgracia, de estas aguas tan puras y cristalinas.
*
Continuamos, aguas abajo...*
Y los toros, mejor, desde la barrera ! Vaya corrida-espectáculo con carrera incluida !
*
Aguas del río Cebollón que eran toda una delicia el acompañarlas. Sirviéndonos de refresco a más de uno
*
Y de vuelta...Pues que cauce y curso del río Cebollón abajo, con esta compañía y vacuna que se nos echó por delante. Dándonos algo de trabajo al rato, al quedarse encajada la manada en una zona de estrechamiento del río más abajo. Teniéndoles que enseñarles el oportuno visado del club El Bastón, para poder pasar nosotros. Es broma, que sólo tuvimos que dejarles "con mucho gusto" el camino libre para que se volvieran...Y todos tan campantes! ¡¡¡ Eje, toro !!!!
*

Llegando hasta el nacimiento del arroyo del Barranco Sin Salida, en donde vemos el agua asomar por las arenas tan blanquecinas y rocas adyacentes. Todo, bajo un paraje como vemos en donde el helecho y vegetación de ribera cubre la mayor parte del mismo.
*
    






Acercándonos a continuación hasta la zona del nacimiento del arroyo del Barranco Sin Salida, barranco de idem arriba!
*

Parando aquí para tomarnos el bocata.
*
 
Llegando hasta ente estupendo paraje, conocico como Casas de la Monticana: un conjunto de unas 7 casas, al día de hoy todas cerradas menos esta que vemos a nuestras espaldas- a modo de refugio-y que servían de alojamiento a los trabajadores durante la temporada de la extracción de la resina, hasta que varios incendios, ocurridos en los años 70, acabaron por desgracia con buena parte de la masa pinar de esta zona. 
*

Giro aquí y desvío sobre el mismo como mayor referencia, tomando ahora el Camino de los Prados de Machinche
*
Así que..."camino y manta"...
*
Y de nuevo, carril carretero o pista que le damos a la alpargata y de la blanca, con dirección al barranco-puente de las Alfajas
*
Aquí ejemplar de té de la sierra que vemos que abundaba en esta zona, bajo esa sombra, frescor y olor más que agradable
*
Realizando aquí una pequeña parada para reagruparnos, de nuevo junto al agua como compañera hoy de nuestras andanzas
*
Además de esa variedad de jaras más que en abundancia como detalle
*
Y por aquí abajo, que nosotros seguimos con el color y el saludo cambiante de la flora a nuestro paso. Por ejemplo, el de éste perteneciente a la familia de las lináceas: el Linum narbonense L. Especie mediterránea, con asentamiento más que óptimo entre matorrales y tomillares localizados sobre sustratos calizos y/o calizo-dolomíticos.
*
Sendero que se alza nuevamente por una vereda entre pinos y más que refrescante con lo que nos estaba cayendo desde arriba.
*
Río Cebollón que deberemos de cruzar en esta primera instancia. Aunque al final y de tantos, ya le tomaríamos más que confianza. Aguas tan cristalinas que vemos y no vemos casi
*
Pasiaje que, como vemos, empieza a cambiar por el de ribera, helechos fundamentalmente ubicados junto al cauce
*
Aquí, ejemplar de la familia de las labiadas, el "tomillo de flor larga" o "tomillo real", Thymus longiflorus , que suele vivir en las sierras dolomíticas del Sur de España. Endemismo bético pues de las mismas, que podemos encontrar principalmente en matorrales y tomillares termófilos en las provincias de Málaga, Granada y Almería, y que fue descubierto por el botánico Boissier en Sierra Tejeda en 1837. Tiene propiedades tanto medicinales como estomacales y es un buen estimulante.
*
Disfrutando mientras tant ode esa flora que por aquí y hoy estaba a reventar. Aquí ejemplar de iris o lirio silvestre
*
Descenso en picado que hacemos por este sendero de la Haza de la Encina hasta toparnos con el cauce del río Cebollón
*
Magnífico mirador, en el Alto de los Morros, a 1.277 m.a. Con esa divisoria de cumbres tan sonadas, desde Los Cabañeros hasta la Chapa
*
Y después de equivocarnos en el anterior desvío a éste a la derecha y sin salida, pues que encontramos el camino bueno como vemos y debidamente señalizado con su hito de madera correspondiente. Sendero Haza de la Encina que nos deja sobre este...
*
Aquí, ejemplar de planta parásita de las jaras de flores blancas - los Cistus clusii- y cuyo nombre científico responde al de Cytinus hypocistis. Flores que vemos de la citada planta y que vive asociada a las raíces del hospedado
*
Jara de flor blanca," jaguarzo" o "romero macho": Cystus clusii Dunal. Se suele encontrar en matorrales desarrollados, casi siempre en las laderas soleadas y suelos erosionados, en la serie de los encinares secos.
*
Y de nuevo el Pico del Lucero a nuestra derecha
*
Pura línea recta, como vemos...
*
Camino que es todo llano y seguido por esta pista...Sobre éste, ejemplar de "Viborera", Echiunm albicans Lag.& Rodr. Endemismo bético perteneciente a la familia de las borragináceas
*
Despidiéndonos en este punto del GR-7 que se nos va a nuestra mano derecha del camino. Al fondo el impresionante Pico del Lucero como referencia. Y nosotros que proseguimos, todo de frente, hacia la izquierda de la fotografía.
*
Aquí, ejemplar de Zahareña (rabo de gato, rabogato o hierba terral), Sideritis angustifolia. Planta que posee una intensa acción antiinflamatoria sobre el aparato digestivo y como cicatrizante de las heridas. Habiéndose extendido su utlización en el Este y Sur de España en las últimas décadas de forma más que apreciada.
*
Y así, paso tras paso, seguimos con dirección Sur por ahora y a la vista...
*
Aquí, erguido ejemplar de la familia de las labiadas: Cleonia lusitanica L. Especie ibérica, propia de prados efímeros, secos, sobre suelos calizos. Hierba anual, híspida o adpreso-pubescente.
*
Con una floración hoy más que llamativa... Ventajas de esta primavera sobre la que nos movemos. Y más que agradecidos por ese bajón de las temperaturas sobre días pasados. Que si por aquí nos llega a pillar el viento africano nos hubiera dado algo y fijo! Aquí, sobre ésta, tenemos el Cardo de Granada (Carduus granatensis), endemismo ibérico, perteneciente a la familia de las "compositae"(compuestas), que se suele dar en el centro y sur de nuestra Península Ibérica.
*
Continuando con el sendero GR-7 de los pasos, caminando junto a las alambradas de la citada pista durante un buen trecho
*
...La Mesa de Fornes. Pista de aterrizaje de la Resinera que vemos aquí incluida en el lote
*
Que nos va subiendo, con estas espectaculares vistas del Pico del Lucero y compañia hacia...
*
Y ya, sí que sí, que le damos al sendero de los pasos. Acompañados como vemos por este tramo del GR-7
*
Aquí, alrededores de la mencionada Resinera
*
Construcciones de la antigua Resinera que vemos aquí y que han sido adaptadas como Punto de información. Haciendo aquí una pequeña parada para reagruparnos con los coches y decidiendo a continuación subir un poco más por el carril que discurre a las espaldas de la misma para acortar la ruta.
*
Pero primeramente tendremos que llegar hasta la famosa Resinera, antoguo núcleo de casas, con capilla incluida, para los trabajadores de esta zona que dependía de los pinares como materia prima. Obteniendo de ellos la llamada colofonía (resina de color ámbar) y sus derivados.
*
Pueblo de Fornes, hacia el que nos acercamos desde Granada, habiendo dejado atrás antes los de Chimeneas, Ácula y Agrón. A la izquierda vemos la llamada Mesa de Fornes (un estupendo altiplano natural con mágníficas vistas) y hasta el que ascenderemos en una primera aupada de la ruta.
*
Itinerario realizado a vista del Google Earth
*
Altimetría del recorrido
*
RECORRIDO POR EL ENTORNO DEL RÍO CEBOLLÓN ( SIERRA DE ALMIJARA )
<->

Para realizar esta ruta nos acercamos desde Granada hasta el Parque Natural de las Sierras de la Almijara, Tejeda y Alhama. Concretamente y primero, en nuestros propios vehículos hoy, hasta la llamada Resinera; habiendo dejado antes y atrás los pueblos de Chimeneas, Ácula, Agrón y Fornes.
Pueblo éste último que atravesamos con dirección al antiguo núcleo de la Resinera (un gran fabricante en su día de aguarrás y de los derivados de la colofonía); en donde hacemos una pequeña parada para reagruparnos, en este enclave que cuenta con zona de aparcamiento, punto de información, antigua fábrica, área recreativa, sendero y mirador, así como una cantidad de arboleda, principalmente pinar y ejemplares de ribera; estando a la espera de algunos compañeros que se habían rezagado en el camino con los coches.
Optando por mayoría, una vez concentrados todos, por dejarlos aparcarlos un poco más arriba del carril que baja justo por el lateral derecho de la nave dedicada al punto de información de la Resinera (según la vemos al llegar desde Fornes) y que sube a la llamada Mesa de Fornes, para ahorrarnos unos cuantos pasos y un importante tiempo sobre la marcha.
Pero vayamos al camino de los pasos: El camino carretero comienza en un suave y constante ascenso, alejándonos del río a nuestro pesar, acercándonos poco a poco, paso a paso, hasta la base del cerro en donde se sitúa la Mesa de Fornes. Rodeando la misma de derecha a izquierda. Guiados en un principio por los hitos del Sendero de Gran Recorrido GR-7. Con unas soberbias vistas a nuestra derecha del Pico del Lucero; encontrándonos sobre la marcha infinidad de plantas aromáticas y medicinales como el tomillo, la mejorana, romero, zahareña, espliego, salvia, enebro entre otras.
Pasos en rodeo que le damos a la Mesa, mientras van apareciendo los primeros pinos carrasco, negral y piñonero, así como algunas encinas y chaparros.
Una vez en el altiplano, tenemos a nuestra izquierda la Pista de Aterrizaje La Resinera, dependiente del Plan Infoca y en donde observamos varias avionetas paradas y unas estupendas vistas del Temple y Alhama, así como de las altas cumbres de Sierra Nevada ( principalmente las del Caballo), hoy tapadas casi en su totalidad por las nubes.
Carril o pista por la que continuamos, caminando junto al vallado de la pista, dejando al poco el sendero GR-7 que se pierde allá a lo lejos a nuestra derecha.
Desvío a la derecha, el segundo, a partir de éste del GR-7, que deberemos de tomar al poco, a la vista de su hito de madera correspondiente, para asomarnos a un imponente mirador.
Estamos en el Alto de los Morros, a 1.277 m.a., con una fabulosa panorámica de todo el macizo montañoso que le da nombre a la Sierra de la Almijara y con sus majestuosas cumbres como a un tiro de piedra...Cabañeros, Paredes de Fuente Fría, La Silla, El Salto del Caballo, La Cadena, Peña del Águila, Cerro Los Machos, Puerto de Frigiliana, El Lucero, Puerto de Cómpeta y la Chapa; con la Sierra y el pueblo de Játar abajo, a nuestra derecha y últimos, cerrando filas.
Vistas que terminamos con ese cauce y barranco del río Cebollón que tenemos debajo de nuestros pies y hasta el que descendemos por el Sendero llamado de la Haza de la Encina.
Río Cebollón que, junto con el Grande, Vicario y Cacín, circunda esta zona perteneciente a la Comarca de Alhama; y que tras la unión de las aguas aportadas por los barrancos de la Culebra y de las Alfajas, discurre durante unos 10 km en dirección NW hasta cerca de La Resinera donde se une al vecino río Algar para acabar ambos tributando sus aguas al río Cacín, siendo represado finalmente este en el cercano pantano de los Bermejales.
Río Cebollón hasta el que bajamos (optando algunos miembros de nuestro club en este punto, iniciar desde aquí el camino de vuelta, río abajo, dejándose llevar por el primer reclamo de sus aguas, y tan encantados como satisfechos, oigan). Subiendo a continuación (que ya nos sonaba de algo-jejeje) el resto, hasta las Casas de la Monticana y ese otro extra añadido, el del barranco Sin Salida, haciendo honor a su nombre y nunca mejor dicho.
No sin antes recorrer unos cuantos kilómetros para terminar sobre un pesado carril carretero más que blanquecino. Molestia para a los ojos, tanto por la luz que nos reflejaba, como por las gotas de sudor que se derivaban del recorrido. Véase el calor que se cuece por estos lugares en una primavera más que avanzada; por lo que en verano, abstención absoluta, vamos!
Dejamos atrás el puente sobre el barranco de las Alfajas (arroyo este, que al unirse al de la Culebra, forman verdaderamente el río Cebollón, unión situada unos 750 m. más abajo en línea recta). Punto este, por cierto, (el del puente), a partir de la primera cascada, que es considerado érroneamente por algunos como nacimiento del río Cebollón.
Pero sigamos con los pies sobre la tierra...Tomamos seguidamente, en ascenso, a la izquierda, el conocido como Camino de los Prados de Machinche y llegamos a las Casas de la Monticana:  un conjunto de 7 casas que eran utilizadas, durante la época de la extracción-recolección de la resina hasta que los incendios de la década de los 70, en el siglo pasado, acabó con buena parte de la masa de pinar de la zona, por los antiguos trabajadores de la Resinera, una de ellas siendo empleada aún como refugio).
Realizando "una visita", después de tomarnos el bocata junto a este grupo de casas, barranco Sin Salida arriba, hasta la zona del nacimiento de este otro arroyo, observando cómo el agua mana de las arenas y rocas.
Regresando acto seguido, por el mismo camino que nos trajo, hasta encontrarnos con el cauce del río Cebollón de nuevo, justo debajo del mirador de los Altos de los Morros, para realizar toda la vuelta ya sí que sí, con permiso claro y expreso de una manada de vacas con sus terneros correspondientes, por el cauce abajo del río que hasta aquí nos trajo.
Todo un espectáculo de aguas tan puras como cristalinas, bajo un paisaje de ribera de los más variado, helechos, chopos, pinos, escaramujos y otro sin fin de plantas aromáticas de nuevo más que en abundancia.
Sendero que nos deja, tras ocho horas y media de ruta, tras atravesar varias alamedas, junto a un carril paralelo al río, caminando junto a otras, tan frescas y frescos; y que, al poco, conecta con el que tenía nuestros coches en depósito y aparcados de cara y tanto al polvo del camino (el de la subida a la Mesa de Fornes para más señas y al principio indicado).
Como siempre dejo algunas instantáneas como referencia y prueba de nuestros pasos; hoy más que agradables por esas aguas tan cristalinas que han sido nuestras compañeras inseparables y más que agradecidas; y la infinidad de plantas aromáticas con las que cuenta toda esta zona. ¡Un saludo, y hasta la próxima!
*
DATOS BÁSICOS DEL RECORRIDO:
<->
- Acceso desde Granada: Tomando la A-92, con dirección Málaga-Sevilla, la abandonamos por la salida hacia el Aeropuerto de Granada, cogiendo enseguida la carretera con dirección a Chimeneas, Ácula, Agrón y Fornes. Poblaciones que deberemos de atravesar, hasta ésta última que nos llevará a la Resinera; en donde, y al poco de ésta, dejamos los coches aparcados junto al carril carretero para dar comienzo a la ruta con dirección a la Mesa de Fornes
- Itinerario: Tramo del GR-7. Mesa de Fornes. Pista. Tercer desvío a la derecha. Mirador Alto de los Morros. Sendero Haza de la Encina.Río Cebollón. Vereda y carril. Puente sobre el barranco de las Alfajas. Desvío a la izquierda. Camino de los Prados de Machinche. Casas de la Monticana (antiguas viviendas de los trabajadores de la Resinera). Nacimiento de aguas del arroyo del barranco Sin Salida * Camino de regreso: por el mismo camino que nos trajo (carril y manta), hasta el punto indicado justo y debajo del Mirador Alto los Morros (en donde nos topamos por primera vez con el cauce del río). Cauce y curso del río Cebollón abajo, a un lado y otro de sus márgenes, alamedas, carril y cruce hasta donde habíamos dejado los coches estacionados.
- Trayecto: circular
- Distancia del recorrido: 27,7 Km. (ver perfil de la ruta)
- Duración: 8 h. 30' ( incluida equivocación sobre la marcha de 1 km. aprox. )
- Desnivel máximo: 300 m.
- Dificultad: Media.
- Época recomendada: primavera, otoño, invierno. 
-Vegetación: Pinos, chaparros (en una Sierra de la Almijara bastante castigada por los incendios); con sotobosque y vegetación de ribera, acompañada de infinidad de plantas aromáticas.
- Participantes: 23 miembros del Club de Senderismo El Bastón.
- Agua: en abundancia por el río Cebollón, y en manantiales varios durante el recorrido (en la Monticana hay un pequeño brote de escaso caudal)  

4 comentarios:

  1. Jose, no comentas nada de la gente que fuisteis. llegasteis al mismo nacimiento? está en la base del Lucero o del Pico del Cielo? como sabes estuve de boda y me la perdí. Un saludo Rafa

    ResponderEliminar
  2. aparece mi comentario? espero que sí. Nos vamos a los lavaderos el domingo

    ResponderEliminar
  3. Que sí, que llegamos y fuimos hasta el Nacimiento del mismísimo río Cebollón ¿Es que no has leído entero el repor o qué? Y sí que te leo, Mateo.
    Y a to esto...Que como no me hayas traído por los menos un trozo de tarta en un taper de esa comunión que te sirvió de escapatoria para la presente, te pongo una moción de censura que te enteras, Sr.Presi. (jajajaja)

    ResponderEliminar
  4. ¿ Una boda ? Pues a mí me dijiste, creo recordar, en un principio, que era una comunión, juas! Bueno,me da igual, pero que también hubo tarta anti-agujetas, no? Que quedo a la espera, vamos!

    ResponderEliminar