domingo, 22 de febrero de 2009

ASCENSIÓN AL CAMORRO ALTO (SIERRA CHIMENEA) - ANTEQUERA

*

Y aquí estamos, sobre la Cumbre del Camorro (a 1.370 m.a.); haciendo camino al andar, sobre ese equilibrio: entre la piedra y las nubes. Y algunos, hasta en la foto como recuerdo
*
Otra de las cruces por aquí arriba existentes.
*

Cumbre por donde vemos esparcidas algunas cruces y placas

Y así íbamos llegando, uno tras otro, poco a poco hasta la misma y última altura de esta Sierra de la Chimenea

Cumbre del Camorro que ya "olfateábamos"
*
Y que, alternándose con momentos de sol, nos descubrían retazos de este magnífico horizonte que íbamos ganando: la ciudad de Antequera allá abajo, y la Peña de los Enamorados a la derecha
*
Acompañada de unas ráfagas de viento que empezaban a soplar por esta vertiente del Camorro
*
Y una niebla, que empezaba a subir y subir como salida de la nada
*
Con alguna muestra que otra de los fósiles que esta sierra guarda como tesoro al aire libre. Aquí, ejemplar de Lytoceras, cuya concha vemos sin ningún tipo de ornamentación; género este que da nombre a la familia de ammonites (Lytoceratidae): la puerta hacia el pasado de estas tierras.
*
Otra de las formaciones caprichosas
*
Y lo más característico y pintoresco de este paisaje kárstico
*
Y la verdad es que por aquí ya empezaba lo bueno...
*
Y eso que todavía no estábamos tan moribundos, pero los buitres... por si acaso, volaban sobre nuestras cabezas!
*
Y el Cortijo los Navazos, con esa tierra tan característica, la llamada del "bujeo", en donde se crían los estupendos garbanzos de Antequera. Aunque hoy, al parecer, andaban con la vista puesta en la soja.
*
Y de nuevo, vistas hacia atrás: abajo dejamos el Puerto de la Escaleruela y la ciudad de Antequera allá abajo
*
Y sobre el Puerto de la Escaleruela que le damos este giro al sentido de la marcha, a nuestra derecha ahora. Debiendo de traspasar esta alambrada por "la puerta" que tenemos en frente, debiéndola de dejar como estaba, cerrada por supuesto.
*
Lirios silvestres que por aquí abundaban sobre el terreno como flora más característica de este entorno, el llamado iris o lirio de invierno ( Iris planifolia )
*
Torcal que, ya, a lo lejos se nos va desplegando nuestra izquierda, como punto de referencia más inmediato.
*
Puerto con magníficas vistas hacia la ciudad de Antequera y su extensa vega, Peña de los Enamorados, Laguna de Fuente de Piedra y las Sierras de la Horconera y Rute al fondo
*
Y así vamos llegando ya al Puerto de la Escaleruela con esta visión del Camorro nueva: la de su cara Sureste, por donde lo atacaremos
*

Paraje Natural este sobre el que nos encontramos, dentro de sus límites
*
Empedrado sobre el camino, como vemos, con más detalle, a punto casi de cielo
*
Y sube que te sube en zig-zag vamos ganando altura, centímetro a centímetro
*
Sendero de la Escaleruela que vemos por aquí tan empedrado, y nunca mejor dicho
*
Con una nueva vista y más cercana en detalle del Camorro Alto, allá arriba en la posición de espera. Aquí, monstrándonos su cara Norte
*
Señales que con las que nos topamos: la de la Ruta de la Escaleruela (por la que continuamos), Cortijo los Navazos ( a 2,2 km.) y Nacimiento de la Villa, hacia la izquierda.
*
Realizando aquí una pequeña parada para tomarnos un ligero tentempié antes de comenzar con la subida que nos espera
*
Continuando con el sendero de los pasos por este carril carrtero que da acceso al cortijo que tenemos de frente primero.
*
Debiendo de cruzar en primer lugar la carretera sobre la que nos encontramos sobre la marcha y que se dirige hacia el Valle de Abdalajís y la ciudad de Álora. Y con la vista al frente, cómo no, del Camorro Alto como cumbre y meta
*
Por este sendero primero que vamos, el de la Escaleruela para más señas. Catalogado como SL A-22 y por el que caminaremos durante un buen rato y trecho
*
Así que todos abajo, y a darle a los pasos... Hacia allí, sí; hacia allí!
*

Cruce de la carretera que sube de Antequera hacia el Valle del Abdalajís, junto al que nos deja el autocar como punto de referencia
*
Vista parcial de la ciudad de Antequera y de su Alcazaba a nuestro paso con el autocar. Ciudad que fue propuesta en su día, sin éxito, como capital del gobierno andaluz por su consabida y favorable equidistancia
*
Ruta a la vista
*
Altimetría de la Ruta
*

EL CAMORRO ALTO (SIERRA CHIMENEA), ANTEQUERA

Hoy ponemos rumbo hacia el municipio malagueño de Antequera. Ciudad esta en el centro de la comarca que lleva su nombre y que fue propuesta en su día, sin éxito en la votación (que resultó a favor de Sevilla), como sede del gobierno andaluz, por su estratégico enclave geográfico y de comunicaciones, resultado de la consabida equidistancia hacia toda Andalucía.
Haciendo primero una pequeña reseña geográfica, antes de entrar en faena, para orientarnos sobre este paraje tan soberbio como único que le pertenece por naturaleza propia: El Torcal de Antequera. Una de las sierras más orientales del Penibético y primer territorio de Andalucía reconocido como Espacio Natural Protegido al ser declarado "Sitio Natural de Interés Nacional" en el año 1929. Más adelante su calificación fue cambiada a Parque Natural en 1978; estando actualmente considerado, por ley 2/1989, como Paraje Natural por su interés geológico, biológico y paisajístico. Todo ello en pro de salvar esta "joya de la corona" andaluza.
Cuenta con una extensión de unas 1.200 hectáreas, que “afloró” a la superficie con el plegamiento alpino, después de millones de años sumergido bajo las aguas (prueba de ello, la cantidad de fósiles marinos que podemos encontrar por esta zona formados en el jurásico).
Y aquí, extendiéndose hacia El Valle de Abdalajís, se encuentra Sierra Chimenea, en la parte más occidental del Torcal. Y allá arriba, con sus 1.370 m.a., como punto de referencia más emblemático, se encuentra el Camorro Alto; presidiendo este horizonte, junto a la majestuosa ciudad de Antequera, marco inequívoco del paisaje kárstico por excelencia de esta Andalucía nuestra y de toda España, sin ir más lejos.
Así que, para acá que nos dirigimos nosotros hoy desde Granada, hasta la hermosa Antequera, para realizar la subida a este punto tan emblemático, que se levanta sobre el cielo, tan altivo como atrayente.
Como mayor referencia, para coronar esta magnífica atalaya del Camorro Alto (hasta no hace mucho se podía distinguir sobre ella una torre-vigía de origen árabe), saliendo de Antequera, al poco de comenzar la subida al Torcal nos sale la desviación hacia el Valle de Abdalajís. Cruce sobre la carretera junto al que nos deja el autobús, en una pequeña explanada a la derecha; y a los pocos metros de coger este desvío, de nuevo sobre el primer e inmediato carril que nos sale a nuestra izquierda, una vez cruzado el asfalto, que comenzamos con la caminata.
Tomando pues el citado carril, que pasa por debajo de la explanada, partiendo de una altitud de 590 m., y caminando por el mismo durante 2 kilómetros aproximadamente. Sendero de la Escaleruela concretamente, señalizado como SL-A 22, que tomamos, con dirección hacia el Cortijo de Buenavista. Tramo en suave y continuo ascenso que nos lleva unos 40 minutos.
Una vez a pie de monte comenzamos ya con la subida propiamente dicha, por los límites de esta zona catalogada como Paraje Natural, que se hace en zig-zag para mayor comodidad de la misma, por una senda en la que se alterna con varios tramos de camino empedrados. Esta subida se realiza en una media hora corta. Ascendido aproximadamente unos 365 m., hasta el Puerto de la Escaleruela ( a 955 m.a.) , restándonos unos 415 m., ya que el desnivel total a superar en la ruta es de unos 780 m.
Vistas desde el Puerto de la Escaleruela tan maravillosas como de la ciudad de Antequera, Peña de los Enamorados, Laguna de Fuente de Piedra y las Sierras de la Horconera y de Rute; una visión de conjunto del Torcal, a nuestra derecha; y a nuestra espalda, la extensa nava en donde está ubicado el Cortijo de los Navazos, junto a las primeras formaciones de roca caliza del paraje. Y que, tras deleitarnos con las mismas y del entorno que nos rodea, tomando un poco más de oxígeno si cabe sobre esta planicie, comenzamos con la ascensión al Camorro por esta cara, la orientada al sureste.
Lo primero que hacemos es atravesar una portilla sobre la alambrada que tendremos que abrir y cerrar para comenzar con la subida que nos ocupa. Estrecho y corto senderillo por el que caminaremos a continuación, y que transcurre en nuestros primeros pasos junto a la alambrada, con un piso terroso de color rojizo, por el que subiremos durante un tramo del mismo hasta conectar con las primeras zonas rocosas; para una vez aquí, ascender en diagonal, girando a la derecha, ya sin camino, siguiendo algunos hitos (pequeños mogotes de piedras) desperdigados por la montaña.
Pasos que damos entre grandes bloques de roca caliza; la típica y característica de esta zona. Cuyas formas y siluetas, que el agua ha moldeado a base de tiempo, ha convertido en más que extraño e inigualable este paisaje que nos rodea y envuelve.
Vista ahora del Cortijo Los Navazos que tenemos debajo, a nuestra izquierda y/o espalda, como referencia, en donde estaban preparando esa tierra tan especial de color negruzco. Magnífico terreno para esos garbanzos de fama tan reconocida como son los de Antequera; la llamada tierra de bujeo. Con la compañía además, sobre el cielo, de un nutrido grupo de buitres que ya empezaban a hacer círculos sobre nuestras cabezas... ¡ Y eso que todavía estábamos enteros !
Así que, ya, cordal hacia arriba que te tira, vamos alternando piso rocoso, con pequeñas y deliciosas pequeñas placetas verdes a modo de refugios naturales, que nos invitan a quedarnos a nuestro paso. Curiosas oquedades, grietas, estrechos corredores, callejones, dolinas o torcas; saltando unas veces, otras aupándonos con pequeños destrepes... Aquí estamos, tras una hora de dura subida desde el Puerto de la Escaleruela; sobre un vertiginoso corte, hacia el vacío de su cara norte; junto a la primera cruz de hierro con la que nos topamos y a la que nos aupamos, antes de situarnos sobre el cercano vértice geodésico, testigo mudo de tanto ascenso. Y debajo, junto a él, otra cruz más y algunas placas alrededor como testigos y testimonio del pasado. Con todas las vistas que conlleva, aunque negadas, en su mayoría hoy, por la niebla.
Y aquí nosotros, humanos tan pequeños. Un pico más, pero no cualquiera, El Camorro, tan altivo como casi al filo de lo imposible (y nunca mejor dicho) porque hay que guardar el equilibro para conseguirlo, si subimos muchos de golpe.
Aquí, sobre los 1.370 m.a., por encima, nuestros cuerpos y sentidos todos. Bajo un cielo único, tan azul como raso, tan cubiertos de niebla, casi invisibles. Así, bajo el saludo, al abrazo de la montaña y de la piedra.
¿ Y la bajada…? Pues a discreción y por el mismo sendero que nos trajo hasta el Puerto de la Escaleruela de nuevo; sendero empedrado y carril hasta donde nos dejó el autocar en el punto indicado, cruce de la carretera que sube de Antequera hacia el Valle de Abdalajís.
Como siempre, dejo algunas instantáneas como muestra, prueba y detalle del camino, de lo vivido hoy. De este paisaje tan característico, que tanto guarda y enseña; que tanto esconde y nos revela.
*
-Acceso: Desde Granada nos dirigimos en autocar hasta la localidad malagueña de Antequera, continuando por la carretera que lleva al Valle del Abdalajís, en cuyo cruce con la que sube de Antequera comenzamos la ruta junto al panel informativo del Sendero la Escaleruela.
- Itinerario: Sendero de la Escaleruela, Puerto de la Escaleruela, cordal del Camorro Alto (por la cara sureste), Cumbre del Camorro Alto.
- Participantes: Club de Senderismo el Bastón
- Trayecto: lineal
- Duración del recorrido: 5 h. y 30 m. (con descansos incluidos) ida y vuelta
- Distancia del recorrido: 14,74 km aprox., también ida y vuelta
- Desnivel máximo: 780 m.
- Dificultad: Media-alta
- Agua: llevar

No hay comentarios:

Publicar un comentario