domingo, 29 de marzo de 2009

POR LOS POLJES DE LA NAVA Y DE LA FUENSECA

Toda una ruta más que interesante, os lo aseguro! Y aquí, un sencillo collage como pequeña muestra y tributo de la misma

Y hasta en donde el ganado tuvo que refugiarse
Sendero, que quedó tan remarcado como vemos
*
Y el verde, se entremezcló de repente con el blanco...
*
Y el frío que también hizo acto de presencia, bajando la temperatura como de inmediato...
*
Y al poco, junto a la entrada del Cortijo Romero, como que empiezan a caernos unos granizos del tamaño de pequeños garbanzos. Granizada esta catalogada como de las "roseteras"
*
Si no, léase el letrero...
*
Y por el carril que vemos a la derecha de la fotografía llegamos hasta el Cortijo del Navazuelo (justo el que vemos al fondo de la misma), con el simple objetivo de subir al Cerro del Lobatejo, que se encuentra a este otro lado (a la espalda de los primeros miembros del club que aparecen en la misma). ¡ Pero quietos y paraos, que esto es de propiedad privada, hasta el mismísimo cerro! Según nos aclara e informa el administrador-copropietario del cortijo (el de la izquierda de la fotografía, posicionado junto a unos de sus ayudantes), con polémica servida, incluida y aclarada. ¡ Pero sin comprensión alguna, vamos!
*
Quejigos centenarios que por aquí abundan como vemos, formando parte de este paisaje tan abierto
*
Cerro de la Ermita que aquí vemos tirando de zoom con más detalle
*
Y una especial floración que nos acompañaría en todo momento. En ésta, el pequeño Narcissus cuatrecasasii que por aquí abunda y de lo lindo. Planta muy frecuente en este Parque Natural de las Sierras Subbéticas, existiendo diferentes especies como el Narcissus bugei, que es un endemismo de estas tierras
*
Ruta circular hoy como apreciamos. Al fondo tenemos de nuevo, a la vista, el Cerro de la Sierra, junto al que partimos, coronado por la Ermita Ntra.Señora de la Sierra
*
Continuando, acto seguido, con la curvatura de los pasos
*
Y con esta pequeña y corta subida hacia el Puerto del Mojón (1.044 m.a.) que nos encaminamos
*
Y con esta naturaleza hoy en su estado puro, tan abierta a los ojos del visitante...
*
Tropezándonos con algunas fuentes y con más restos de antiguos cortijos
*
Foto de Muscari, Muscaris o Nazarenos ( Muscari neglectum )
*
...nos dirigimos hacia el Polje de la Fuenseca
*
...y continuando arroyo arriba...
*
...
...
...
*
Y tras atravesar este otro pequeño bosque...
*

...que nos encontramos con este otro nuevo salto de agua
*
Y, arroyo de la Fuenseca arriba...
*

Como más ejemplos y amontonados... Más del verde sobre el verde!
*
Pero sigamos con el camino del agua...en donde, en época de abundantes lluvias, es toda una delicia hasta la respiración del entorno. Cascada que recoge las aguas del Arroyo de la Fuenseca, por cierto.
*
Espléndida cascada esta de las Chorreras, junto a la que nos encontramos ahora. Cascada entre la serie de las pintorescas formadas desde los llanos altos del Navazuelo hacia el norte del polje que se precipitan descendiendo por los bancos de caliza oolítica, conectando el arroyo de la Fuenseca con el río Bailón.  Observando aquí el color marrón claro sobre la roca y las plantas como consecuencia del depósito del agua, principalmente carbonato cálcico (calcita). El depóito de este mineral sobre la vegetación dará lugar a la formación de toba o travertino. Contando Andalucía con uno de los ejemplos más espectaculares en la ciudad de Priego de Córdoba, ya que la villa misma está asentada sobre una gran plataforma de travertino.
*
Pequeños bosquetes por estos parajes que encontraremos "como encantados"
*
Y aquí y al poco, con un nuevo giro a la derecha, tomamos ahora dirección a Las Chorreras, situadas sobre el Arroyo de la Fuenseca
*
Río Bailón que son la fuente y estrella biopaisajísticas del entorno. Amén de los innumerables arroyos que lo abastecen
*
Al fondo tenemos el Cerro desde cuya base hemos partido, coronado por la Ermita Ntra. Sra. de la Sierra; y por aquí, el río Baión en sus comienzos, poniendo rumbo hacia la localidad de Zuheros. Nos encontramos sobre unos de los poljes más interesantes de Andalucía, con indicios de que cualquier año de estos deje de ser un polje abierto debido a la cantidad de gritas que hemos observado sobre el terreno por lo que pueda producirse lo que se conoce como ponor (sumidero) y las aguas superficiales que vemos se filtren de repente y vayan a parar al subsuelo.
*
Sendero como vemos que no tiene la mayor pérdida posible, por este tramo, porque sólo es seguir el carril hacia delante
*
En donde la ganadería forma parte del sustento de sus habitantes. Lugar más que idóneo, como se deduce, para su explotación y futuro
*
Carril de inicio en el que ya nos informan de la privacidad de estas tierras, dentro del Parque Natural de las Sierras Subbéticas
*
Tierras estas tan verdes como amplias, en su estado puro
*
Restos de antiguos cortijos que por aquí veremos como acompañando al paisaje
*
Panel informativo del Sendero La Nava
*
Nuestro primer destino hoy: La Nava
*
Trazado de la ruta a vista del Google Earth
*
POR LOS POLJES DE LA NAVA Y DE LA FUENSECA (PARQUE NATURAL DE LAS SIERRAS SUBBÉTICAS)->
Una vez más nos dirigimos al Parque Natural de las Sierras Subbéticas, enclavado dentro la denominada Subbética cordobesa. Mancomunidad esta de municipios sureños formada por Almedinilla, Benamejí, Cabra, Carcabuey, Doña Mencía, Encinas Reales, Fuente Tójar, Iznájar, Lucena, Luque, Palenciana, Priego de Córdoba, Rute y Zuheros.
La Subbética, formada sobre la era Mesozoica y Terciaria, desde el punto de vista geográfico, y a los ojos del visitante, se nos presenta como un paisaje de relieve muy característico; debido, principalmente, a su formación típicamente mediterránea y de origen alpino. Formado principalmente por rocas calizas, que se alternan con margas y arcillas en los fondos, dando lugar a las típicas dolinas, lapiares, poljes y abundantes cuevas existentes; algunas de gran tamaño y tan famosas, como la de los Murciélagos de Zuheros por su gran valor arqueológico.
Para realizar esta ruta, salimos desde Granada en autocar, con dirección Córdoba – Priego de Córdoba-Cabra-, tomando al final la carretera A-339. En el Kilómetro 56 (de esta vía – la antigua Estepa-Guadix), subimos desde la Venta de los Pelaos unos 5 km. por una estrecha y zigzagueante carretera, hasta la base del Cerro de la Sierra, de 1.216 m.a; en donde se encuentra situada la ermita de Nuestra Señora de la Sierra, dejándonos el autocar junto a un desvío a la derecha que conduce a La Nava, en una zona de parking señalizada al efecto.
Empezamos a caminar por una pista de tierra y a unos 200 m. más abajo llegamos a una bifurcación de carriles; nosotros cogemos el de la derecha que baja hasta la planicie de la izquierda y que va al Cortijo del Loberón, en cuyas cercanías hay una arboleda singular formada por cornicabras y arces de Montpellier.
Tras describir un zig-zag, el carril baja y pasa delante del Cortijo de la Virgen. Una vez rebasada esta construcción, a nuestra derecha, tenemos un amplio pasillo llano que se extiende hasta el fondo, donde se levanta un monte de quejigos y encinas. También podemos ver en la misma dirección la Sierra de Pelpitre y el Collado del Navazuelo.
Continuamos con el sendero de los pasos, y un poco más adelante llegamos a un cruce de carriles sobre un pequeño puente y una cota de 969 m.a.: El de la derecha, y que nosotros descartamos, se dirige a los Cortijos de los Benitez y de las Tirillas; y el de la izquierda, el nuestro, transcurre ahora junto a un canal que es una zanja de drenaje construida para desaguar el polje, sobre el que pisamos, y mantener el suelo aireado. Zona esta, por donde discurre lentamente el río Bailón tomando rumbo hacia Zuheros, y que estaba a reventar de floración e infinidad de pequeñas charcas, en donde los pequeños anfibios cuentan con un hábitat más que interesante, amén del abundante ganado que por aquí pasta más que a sus anchas.
Los poljes o navas son zonas bajas y llanas de contorno irregular que se sitúan entre zonas montañosas y surgen debido a un proceso químico de disolución de las rocas calizas en presencia de agua y CO2 llamado "karstificación”.
Seguimos y dejamos a la derecha al rato, el desvío que lleva a la Casa del Pilar. Avanzando por la pista, atravesamos un bosque de encinas y quejigos; y al poco, a nuestra izquierda, dejamos atrás la Fuente de la Nava, y un poco más adelante, sobre la cota de los 963 m.a., nos topamos con otro pequeño puente. Sin cruzarlo, cogemos la pista que sale a la derecha, junto a dos solitarias encinas. En breves minutos pasamos por otra cancela y poco después giramos de nuevo a la derecha para seguir junto al cauce del Arroyo de la Fuenseca, hasta llegar a Las Chorreras; un rincón en donde nos deleitamos con su vistosa cascada, hoy más que generosa a consecuencia de las lluvias recientes. Salvando dicha cascada, ascendiendo justo por su lateral izquierdo rocoso, según nos la encontramos de frente, y tras atravesar un pequeño bosquete como encantado de quejigos, nos tropezamos al poco, arroyo arriba, con otro salto de agua un poco más ancho que el anterior, con varias oquedades en su base. Paraje este en donde aprovechamos, además de su disfrute, para tomarnos un pequeño tentempié.
Proseguimos con el camino de los pasos, circulando acto seguido hacia el Polje de la Fuenseca con dirección al Cortijo del Navazuelo. Antes de llegar a éste, y a su izquierda vemos una hermosa fuente rematada con tres pocillas circulares por las que el agua corre de forma escalonada. En este manantial encontramos una bifurcación de vías; nosotros giramos a la izquierda con la idea de continuar nuestro camino y ascender a la cima del Lobatejo (1.379 m.a.) Pero aquí vendría lo bueno...
Desde el citado y cercano cortijo del Navazuelo escuchamos unas voces de “quietos paraos”...
- ¿A dónde vais, que todo esto es privado y nuestro ?
- ¿En pleno Parque Natural ? Pues va a ser que sí...
- ¿Es que no habéis visto los letreros...? “Espacio medioambiental de propiedad privada. Travesía permitida por el camino sin abandonarlo por ningún concepto. Se exigirán responsabilidades legales...”.Y aquí vendría la historia de Manuel Ruiz, administrador y copropietario del mismo según se nos identificaba al instante. Porque según él, la idea es de convertir y restaurar un total de 5 cortijos de toda esta zona para ponerlos a disposición del turismo rural; y como quiera que la Junta de Andalucía le está dando largas y largas al proyecto, lo único que se le ocurre es impedir el paso a todo bicho viviente que no sea “ganado” de su confianza. Y como más propaganda que raciocinio, que se le encendieron los ojillos al susodicho al vernos como un nutrido grupo de senderistas para hacer mayor presión "cara al público". Ley del talión como vemos y que viene de tan antiguo.
- ¿Y el cerro del Lobatejo también es privado y de ustedes...? Mire Vd. que nosotros somos simples senderistas y venimos a lo que vamos: sólo a andar por amor al arte y al de la naturaleza. Ni traemos escopetas para cazar, ni nos vamos a llevar ningúna oveja. Pero nada de nada, que hoy y aquí, no había razonamiento que valga. ¡ Que lo pillamos en un mal domingo de esos...!
- “Sí, también es nuestro el cerro del Lobatejo” nos responde y más que afirmando.
Así que amablemente nos informa que si queremos volver otro día (mientras nos daba su número de móvil; para que, y llamándole con antelación, se nos podría autorizar la subida al susodicho. Pero... ¿Por qué no hoy, si se lo estábamos pidiendo en vivo y en directo ? ¡Cosa más extraña, vamos!
Así que descompuestos y sin cerro, no nos quedó otra solución que darnos la vuelta y continuar con la circular de los pasos. Pasando como referencia, acto seguido, por entre las varias construcciones (antiguas y no tanto) de su cortijo el Navazuelo; y un poco más adelante junto a la entrada del Cortijo Romero, en donde una granizada nos vino de sopetón y a plomo. Granizos del tamaño de pequeños garbanzos que pronto cubrirían la espesa hierba de blanco.
Y como no hay mal que por bien no venga... Nos prohibieron la subida al Lobatejo, y nos ahorramos “esta blanca derrama de la naturaleza”, que por aquella altura tan cercana y desprotegida, ya totalmente cubierta por las nubes, hubiera sido toda una diana rosetera.
Y ya, después de colocarnos los chubasqueros, capas, guantes (porque la temperatura cayó en picado), carril y manta que de dimos mas que ligero a los pasos hasta llegar al punto de inicio de la ruta (la base del Cerro de la Sierra), de esta más que recortada caminata.
Magnífica ruta pues, de todas formas, en donde hemos podido respirar y saborear una vez más de la naturaleza en su grado máximo y amplio. Caminando por sus poljes, a campo abierto sobre el horizonte, cercados por el silencio de las montañas; de esa prohibición, por contra, tan absurda como añeja, de no salirse del camino, porque por aquí, por esta zona del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, casi todo es privado, que se sepa.
Como siempre dejo algunas instantáneas como prueba y muestra del camino, de lo vivido, de esta andanza por nuestros Parques Naturales, de este acertijo tan llano como sorprendente. A campo a través, a cielo raso, paso tras paso, verde tras verde, verde sobre el agua.
*
DATOS BÁSICOS DEL RECORRIDO:
<->
- Acceso: Para realizar esta ruta, salimos desde Granada en autocar, con dirección Córdoba – Priego de Córdoba-Cabra-, tomando al final la carretera A-339. En el Kilómetro 56 (de esta vía – la antigua Estepa-Guadix), subimos desde la Venta de los Pelaos unos 5 km. por una estrecha y zigzagueante carretera, hasta la base del Cerro de la Sierra 1.216 m.a.), en donde se encuentra la ermita de Nuestra Señora de la Sierra., dejándonos el autocar junto a un desvío a la derecha que conduce a La Nava, en la zona de Parking establecida al efecto.
- Itinerario: La Nava, Las Chorreras, Polje de la Fuensanta, Cortijo del Navazuelo, Cortijo Romero, zona de aparcamiento junto a la base del cerro de la Ermita, Ntra.Sra.de la Sierra.
- Participantes: 28 miembros del Club de Senderismo El Bastón
- Trayecto: circular
- Duración: 4 horas ( con pequeños descansos incluidos)
- Distancia: 14 Km.
- Desnivel máximo: unos 81 m. escasos
- Dificultad: Baja-media
- Agua: Aunque seguramente que nos la encontraremos en las fuentes mencionadas, se recomienda llevar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario