domingo, 8 de noviembre de 2009

DE VUELTA AL CAMARATE

*
Lugros, punto final, y casi de inicio, de nuestra ruta de hoy
*
Sendero ,como vemos, que está perfectamente señalizado
*
Sendero junto a la acequia por el nos desviamos y que nos llevará hasta Lugros
*
Reses que por aquí pastaban más que a sus anchas
*








Alternativa al carril de bajada y que algunos tomamos al regreso bajando hasta el río Alhama como en picado
*

Pero hasta aquí que nos quedamos la mayoría hoy... Y al ataque con ese bocata y descanso...
*
Arriba, el Picón de Jérez; y un poco más abajo hacia a la derecha, a un soplo de viento hoy, la Piedra de los Soldados hasta la que se acercaron unos cuantos de los nuestros
*
Y las nubes hoy, como volando que pasaban; deshaciéndose ante nuestros ojos. Tirando de objetivo, arriba-centro vemos los Tajos Negros de Cobatillas; debajo de ellos, supuestamente, los Lavaderos de la Reina desde donde ascendían las nubes
*
Y si miramos hacia atrás... allí que quedaba, y seguirá quedando, la Hoya de Guadix como referencia más inmediata. Como comentaba en la anterior...Esos 10 kilómetros en línea recta, desde Guadix, pasando por la Dehesa del Camarate hasta las alturas de Sierra Nevada con la diferencia climáticia, paisajística que arrastra...
*
Árboles solitarios que engrandecían, aún más si cabe, el paisaje que nos rodea
*
Y allá arriba, la alta montaña: Sierra Nevada con el Picón de Jérez como muestra de esa grandeza...
*
Bueno... Y quien dice sendero... Pues valga piornal como alternativa y extra hoy de la variante de nuestros pasos y esfuerzo como valor añadido
*
Mostajo o serbal morisco ( Sorbus aria) que por aquí abunda con sus inconfundibles frutos (la mostaja) de color rojo; cuya madera se ha empleado principalmente para confeccionar mangos de hachas; y cuya plantación, hoy por hoy, se está orientando para las ciudades como árbol urbano
*
Y aquí, otra pequeña parada para respirar doblemente de este paisaje
*
Y cómo iba a faltar el majuelo o espino albar como fruto otoñal por excelencia y tan sabroso

Cortijo del Camarate que dejamos atrás-abajo y por el que regresaríamos algunos a la vuelta
*
Y a la vista ya...El Cortijo del Camarate con sus ovejas como de siempre pastando
*
Subida que se va animando y reanimando; y viceversa...
*
Pequeña parada para respirar y echarle ese primer trago a la bota
*
Y ya, todo "en picado", pero para arriba, que le damos a los bastones y al agarre de los pasos
*
Variante sobre el carril de ascenso y vereda que tomamos con ese giro a la izquierda
*
Puerta y/o estrecha abertura ( a la derecha de la imagen) por la que introducían y cargaban a las reses bravas para ser transportadas hasta su destino final
*
Y de nuevo, la curiosa iglesia-ermita en obras que se nos aparece una vez más tan inalterable como "interminable"...
*
Entrada a la finca de propiedad particular del Camarate. Stop para los vehículos. Aunque el último tramo del carril está en muy mal estado, los turismo normales, con mucha precaución, pueden llegar hasta aquí . A la derecha, la cancela apta y de libre uso para los visitantes y/o "peatones" andarines
*
Macrolepiotas que volvemos a encontrar hoy pero ya un poco más pasadas que las de la anterior visita
*
Otoño tan dorado que por aquí continuaba como insinuándosenos
*
Primera alameda que dejamos atrás y con la que nos topamos al paso...
*
Contraluz otoñal y al que no se puede uno resistir
*
Y por aquí que el otoño ya empezaba a darnos muestras de su encanto
*
Entrada al Parque cinegético y junto al que hoy pasamos caminando para ir abriendo ganas
*


Localidad de Lugros que tenemos a un tiro de piedra, a nuestra mano izquierda
*
Y hasta aquí que nos acerca el autocar desde Granada. Así que...Todos abajo, y a darle al camino de los pasos
*
Y desde el autocar que disparo por los Llanos de Diezma, pillando a las altas cumbres de Sierra Nevada como bostezando y/o estirándose
*
Perfil y altimetría de la ruta
*

Plano de la ruta realizada
*

DE VUELTA AL CAMARATE

Como se suele decir que una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo con las correspondientes a las de la salida de hoy; y que en este caso hemos realizado con nuestro Club de Senderismo El Bastón. Variante incluida del camino sobre esta zona tan excepcional de la Dehesa del Camarate; arrancando con la caminata, como popularmente se dice, y hasta bien que se escribe, como en plata de ley, "a la pata más llana", justo en el cruce-desvío del carril de acceso a la misma (un poco antes de llegar a Lugros, a la derecha).
Proximidades a la entrada del Parque cinegético para más señas, con esas 2 cabras enfrentadas, coronando la enorme cancela ( a la que, y a una de ellas, le falta, por cierto, un cuerno) como añadidura en carril y pasos hoy; y ahorro del sendero arriba por la ladera izquierda, al poco de haber traspasado la cancela que da entrada a esta finca tan privada dentro del Parque Nacional de Sierra Nevada, hasta las proximidades allá arriba, y en verde, del Cortijo del Camarate.
Con ese acercamiento incluido sobre la cota de los 2.000 m.a. hasta la cuasibase de la Piedra de los Soldados (2.155 m.a.); a la que algunos miembros, por cierto, del club, sí que subieron como postre. Pero bueno, otro día será; y así que lo dejo apuntado este subidón en la memoria de mi agenda campestre. Además de esa parte, sobre el camino de regreso, junto a la acequia, por el sendero debidamente señalizado, y que nos dejó, tras unas seis horas desde que iniciamos la marcha, directamente en Lugros; en donde nos recogió el autobús para traernos de vuelta a Granada.
Dehesa del Camarate, a la que se la conoce también por el sobrenombre y/o calificativo, y nunca mejor dicho, de "Bosque encantado del Camarate o de Lugros", por la paz y tranquilidad que en él se respira; y que, bajo un día un tanto ventoso y frío, la encontramos con un colorido un tanto distinto al de la anterior visita realizada; la correspondiente al 17 de octubre pasado. Por si queréis echarle un/otro vistazo, aquí va la que hicimos de referencia: http://josemerutassss.blogspot.com/2009/10/dehesa-del-camarate.html.
Habiendo desaparecido a nuestro pesar, incluso después del adelanto de un par de semanas conforme a lo previsto en nuestra programación, esa gama de rojos de los guindos (cerezos silvestres) que le dan ese toque cromático más que variopinto.
Pero bueno, que con ellas que os dejo; y como siempre, como recuerdo y recuento de nuestros pasos que me despido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario